Estenopeica y Salvador Tóxico asombran en Costello club

Estenopeica en Costello Club
Estenopeica en Costello Club
Una noche para el recuerdo, una jornada vivida para volver a rendir culto al pop y descubrir dos directos intensos.

Tanto Salvador Tóxico como Estenopeica demostraron de lo que eran capaces en directo y en Costello Club dieron su mejor versión, una jornada para disfrutarla que quedará en el recuerdo de quienes asistieron y por eso, dejamos un pequeño resumen de lo que pasó esa noche.

Salvador Tóxico en Costello Club
Salvador Tóxico en Costello Club
Salvador tóxico abriría la noche con 10 canciones intensas, distintas y con grandes arreglos que pondrían de manifiesto su puesta de largo para el 2017, con base en su disco Catálogo de planetas, nos propuso un show pop, auténtico y a la vez distinto con arreglos y soluciones cercanas a la pista de baile por momentos. Desde el inicio con Si soplas nos sentíamos atrapados por la propuesta, un giro pop con alma más personal como es Dentro de tu pijama y sorpresas como son Me tengo que acostumbrar y La vida y la muerte. La banda, formada por coros, voz, guitarra (con doble pedalera siendo una una loop station), bajo, shaker y sintes tiró de éxitos como Abisal, tema rescatado del anterior trabajo en el que vimos a su frontman usar un e-bow para la guitarra y lograr un sonido constante, para terminar de cuajar la noche. Cerrarían con No y Me voy a París.
Estenopeica en Costello Club
Estenopeica en Costello Club

Estenopeica por su parte, ofreció en un formato trío donde la presencia de sintes era más que importante. Igualmente detalles como la guitarra o una sola voz nos llevo a tener más de 10 temas intensos donde Sueños a la par y Dime fueron el inicio real para luego adentrarnos en sorpresas como Grito que trajo un pop más duro o la sorpresa esperada, Kepler, hit y single nato que estaba anunciado que caería y no defraudó con sonido bailable y respondiendo a lo esperado. Rescatarían Niño robot, ya en la recta final vivimos un momento sin cantante de duo instrumental y un tena extra en forma de tema pop con miras a crear una fiesta muy intensa en el escenario con los sintes y la guitarra. Demostrando que su propuesta era interesante y al cerrar con una transición instrumental y ver a su guitarra romper una cuerda entendimos que era el ocaso, como extra la sala le cantó el cumpleaños feliz a Sara, un show para el recuerdo.



0 comentarios :

Publicar un comentario

Puedes comentar lo que estimes oportuno